PROVINCIA DE ESPAÑA – 2ª Sesión de Formación para la Misión Compartida de Hermanos, asociados y colaboradores

TRES MOMENTOS DECISIVOS EN LA VIDA DE MARÍA LUISA QUE NOS INTERPELAN

 

El día 17 de abril, celebramos en la Provincia de España el encuentro de la segunda sesión de formación de asociados y colaboradores para la MCG de este curso, a la que cómo no, asistieron también los Hermanos.

¿Nuestra motivación por el tema escogido?

  1. Las palabras del Papa Francisco en su Exhortación Apostólica GAUDETE ET EXULTATE: “Deseo evocar a tantas mujeres desconocidas u olvidadas que han sostenido y transformado familias y comunidades con el poder de su testimonio. Esto debería inspirar y animar a todos a dar lo mejor de sí mismos para progresar hacia este proyecto único e inimitable que Dios ha querido desde toda la eternidad para cada uno de nosotros”.
  2. Y ¿cómo no?, el tricentenario de la llegada de María Luisa de Jesús a Saint Laurent sur Sèvre. Un momento decisivo para las Hijas de la Sabiduría y para toda la Familia Montfortiana.

 ¿En qué tres momentos nos detuvimos?

 

Su encuentro con el padre de Montfort,1701 y su entrada al Hospital General de Poitiers,1703

 

 

 

 

 

 

 

 Cuando Luis Grignion de Montfort llegó a Poitiers por primera vez, María Luisa tenía 17 años. Este encuentro de gracia fue decisivo para María Luisa, quien escogió la dirección de aquel sacerdote y permaneció fiel a él a costa de innumerables dificultades. María Luisa insistía continuamente para alcanzar de su director la entrada a algún convento. La respuesta era siempre vaga: “Sí, serás religiosa”, sin más explicación, sin dejar transparentar nada del proyecto que abrigaba para ella. Cierto día, María Luisa volvió a la carga con ansia particular. El padre le respondió: “¡Bien, ven a vivir al hospital!”. Se une al pequeño grupo de «La Sagesse» formado por Montfort, que le hace tomar como hábito la vestimenta de los pobres. Allí permaneció diez años y vivirá el “Dios solo” querido por Louis-Marie. Activa, silenciosa, prodigándose por completo a los pobres y abandonados.

María Luisa deja Poitiers para ir a la Rochelle, 1715

 

Después de diez años, María Luisa recibe del Padre de Montfort una carta en que le pide que deje Poitiers para ir a La Rochelle. Con la Hermana Catherine Brunet, llega a La Rochelle para instruir a los niños. María Luisa consagra allí sus cualidades de tranquilidad, dulzura y psicología. Pronto, las clases acogen con éxito a los niños pobres.

La llegada de María Luisa de Jesús a Saint Laurent-sur-Sèvre, Junio de 1720

 

¿Qué hacer después de la muerte del guía espiritual? Como discípula de Montfort, confió en la Providencia. Esperaba una señal de la Providencia. Fue a rezar a María, Reina de los corazones, en la pequeña capilla de Montbernage. La señal se presentó a través de un encuentro con Santiago Goudeau, a quien Montfort había confiado la oración diaria. Este le señaló Saint Laurent, donde se hallaba la tumba de Montfort. Madame Bouillé ofreció a María Luisa una casa vacía, la “Maison Longue”. Durante varios años vivieron en condiciones de extrema pobreza, pero por este gesto audaz, María-Luisa de Jesús estuvo en el origen de la fundación de la cuna de los tres Institutos Montfortianos.

Al encuentro asistieron y participaron en la reflexión posterior 27 personas de la zona de Catalunya y alrededor de 30 de la zona de Madrid y La Aguilera. Como siempre el diálogo establecido por los participantes nos enriqueció a todos, si bien, concluimos que es necesario ampliar la información sobre María Luisa de Jesús, por todo lo que nos puede aportar y por la importancia tan relevante que tuvo para toda la familia montfortiana. Así pues, en el momento que podamos realizar una sesión presencial más amplia, lo haremos.